Los Oscar: Cisne Negro

Pensada como la cinta hermana de su anterior trabajo –El luchador (The Wrestler, 2008)–, El cisne negro (Black Swan), refirma el gusto de Aronofsky  por los personajes turbios,  y lo coloca como un dramaturgo visual que sabe trabajar a un personaje inexistente, creándole desde su psique  hasta  su comportamiento.  Cisne negro, es provocadora, intensa, frustrante y perversa; de igual manera que logra ser, sensual, elegante y pura. Todo es un juego de opuestos,  desde el género –comienza tranquilo al  puro estilo dramático, pasando al momento que la cinta toma un rumbo turbio y escalofriante como de un thriller psicológico–, hasta la compleja personalidad de la protagonista.  La película  es un viaje en picada al puro estilo de réquiem por un sueño,  visceral,  por mostrar un mundo tan rudo y desgastante como fue el luchador.  Darren Aronofsky,  muestra una de sus pequeñas obras maestras, poniendo en escena todos sus fetiches y aficiones. Cisne negro es la joya de la corona de Aronofsky.

Natalie Portman la que da vida a la protagonista, Nina de Cisne Negro, actualmente embarazada del coreografo de la película, tuvo que aprender un ballet muy estricto en el que algunas escenas de la película tuvo que ser doblada y retocada para que no se totase. Afirmó que este era el trabajo más duro de su carrera y que tendrá una buena representación de la película en los Oscar, donde se presenta a Mejor Actriz.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s