Creación de Hollywood

Una curiosa vuelta de tuerca producida por la guerra de patentes, dio como resultado la creación de esta ciudad como la meca del cine norteamericano. La historia comienza cuando en 1913 Jesse Lasky y Sam Goldfish habían decidido realizar la producción de películas. Eligieron como proyecto la adaptación de una pieza teatral “The Squaw Man” estrenada en Broadway en 1905, compraron los derechos en 4.000 dólares. Convocaron al actor de teatro Dustin Farnum como protagonista, lograron la colaboración de Cecil B. DeMille, quien hasta ese entonces jamás había visto una cámara. Con 15.000 dólares de capital el rodaje se iniciaría en Nueva Jersey, pero luego cambiaron de plan para evitar a los inspectores del trust que abundaban por la costa este.

Decidieron viajar hacia el oeste, en Flagstaff, Arizona, una pequeña ciudad que había visitado Lasky en unas vacaciones. Viajaron en tren, además de los productores y actores iban DeMille, el cameraman Albert Gandolfi, el supervisor Oscar Apfel y el asistente Fred Kley. Sin embargo no se detuvieron el Flagstaff, el sitio no les gustó y decidieron seguir viaje hasta Los Angeles. Allí alquilaron un granero al campesino Jacob Stern por 75 dólares al mes e instalaron un precario estudio de filiación. El costo de producción aumentó a los 47.000 dólares pero Goldfish consiguió nuevos capitales en Nueva York.

Durante el rodaje DeMille advirtió que el material (celuloide) era muy inflamable por lo que recomendó hacer una copia de seguridad. Con la película terminada tardaron semanas en darse cuenta que las perforaciones del celuloide no eran adecuadas con los proyectores por lo que tuvieron que modificarlas manualmente. Finalmente y con seis cortes en la proyección el film fue estrenado en el teatro Longacre de Broadway, el 17 de febrero de 1914.

A partir de allí comenzó el régimen de doble mando entre 2 ciudades Nueva York y Hollywood, separadas por 3 días de viaje en tren. En Hollywood se radicó la producción con grandes estudios, inversiones inmobiliarias, infraestructura, operarios, sueldos etc. Por otro lado Nueva York era el centro administrativo y financiero de la industria, base de la exportación de la películas, publicidad, o tratos con el gobierno. Nueva York fue siempre la autoridad superior, decidiendo el lanzamiento o producción de determinado film, sino también el veto o aprobación de proyectos o el despido de una estrella o director. Este esquema se mantuvo durante décadas. Aquí también influyó el poder de los bancos en el este, que financiaban parcialmente el cine, vigilaban su inversión examinaban recaudaciones, proyectos de rodaje, ingresos a futuro etc. Uno de los principales bancos en financiar la industria fue el Bank of Italy de los hermanos Giannini.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s